MYSTERY GIRL, de Paul Tobin y Alberto J. Albuquerque




Título original:
Mystery Girl, vol.1 TPB
Sello: Dark Horse Comics
Guionista: Paul Tobin
Artista: Alberto J. Albuquerque
Colorista: Marissa Louise
Contenido: Mystery Girl #1-4 (Dic. 2015 - Mar. 2016)
Publicación USA: Julio 2016
Publicación España: -
Valoración: Respuestas para todo/10




Desde que era pequeño he tenido una extraña fijación por las novelas policíacas. La única manera que tenía mi santa madre de parar a aquel retaco pelirrojo e hiperactivo era suministrándole una cantidad ingente de libros o cómics con los que entretenerse leyendo, así que era cuestión de tiempo que personajes como Hércules Poirot o Auguste Dupin calaran hondo en aquel niño. La manera en que estos personajes eran capaces de escrudiñar los escenarios en los que se perpetraban cada uno de los delitos era para admirarles. Por muy retorcido que fuera un misterio, siempre tenían algún tipo de respuesta para todos ellos, por muy retorcido o inverosímil que pareciera. 

Es por ello que cuando vi en la parrilla de Dark Horse un título llamado Mystery Girl, no pude resistirme. La historia gira en torno a Trine Hampstead, una joven británica que posee el don de saber absolutamente todo si se le pregunta. No necesita tocarte, decir ningunas palabras mágicas o invocar a los espíritus para que responda de forma acertada a tu pregunta. Simplemente tiene la respuesta para cualquier tipo de cuestión. Y lo irónico de todo esto es que ella no sabe muy bien cómo o por qué sabe absolutamente todo. Sólo recuerda que se encontró con alguien una noche que salió de fiesta y lo siguiente que sucedió es que este maravilloso don se manifestó.

Trine socializando con su mentor detectivesco, Alfie.

Ya que tiene la capacidad de ser la mejor detective del universo, Trine ofrece sus servicios en un puesto que monta en la calle para estar abierta a cualquier tipo de persona, por un módico precio, claro. Su fama es tal que un buen día la doctora Jovien Ghislain acude a ella para que le diga el paradero de un increíble descubrimiento que se ha perdido en medio de la nada. Se trata, ni más ni menos, que del hallazgo del cadáver fresco de un mamut en algún lugar de Siberia. Nuestra protagonista acepta el trabajo, pero sólo si puede ir ella con la expedición y decirles ella misma dónde se encuentra el cuerpo. Pero no todo será un camino de rosas y alguien muy peligroso irá tras ella y sus seres queridos por meter las narices donde nadie le llama...


Me sorprende lo polifacético que puede llegar a ser Paul Tobin. Lo mismo te lo encuentras en un cómic de aventuras, de terror, de misterio o enfocado a un público infantil. El tipo es un todoterreno y se lo goza con cada una de las historias distintas que le toca escribir. Después de mostrarnos la premisa de Mystery Girl, uno podría esperar el típico cómic de aventuras para toda la familia, pero termina convirtiéndose en una persecución entre nuestra protagonista y su némesis durante toda la obra, haciendo gala de la inteligencia de ambos a la hora de anular a su contrincante. Y el tomo es muy entretenido, todo sea dicho, pero peca de cerrarse de manera precipitada. No sé si le mandaron el aviso desde más arriba, pero hay muchas cosas que tenemos que dar por sentadas a partir del segundo número, y todo se desarrolla a una velocidad de vértigo. Cierto es que el don del guionista americano de narrar de forma orgánica y concisa los aspectos que quiere darles importancia juega a su favor en la obra, porque si se tratara de cualquier otro seguramente estaríamos hablando de un coitus interruptus en toda regla. Pero pese a ello se queda un poco floja la historia.

Un desconocido peligroso irá detrás de nuestra protagonista.

Lo que también hace muy bien el escritor es tender a juntarse con artistas que le dan mucho juego a sus guiones. De hecho, si no fuera por el particular arte de Alberto Albuquerque, la cosa también habría decaído. Y mucho. La forma que tiene el español de dibujar es maravillosa, con una plasticidad muy cartoon y expresiva y con una manera brillante de narrar visualmente. Desde que le descubrí en La Carta 44 no he parado de ver dibujos suyos que me encantan. Es cierto que no tiene un arte típico al uso, pero eso es lo que le da todavía mayor empaque y personalidad a un cómic que necesita de un apartado gráfico resultón para no caer en el foso de los fracasos. Todo ello coloreado por Marissa Louise, que hace un gran trabajo pese a que algunos fondos se quedan demasiado vacíos en ocasiones. Pero el resultado final es de un aprobado alto artísticamente, consiguiendo mejorar el tomo de principio a fin.


El gran problema es que todavía no ha sido publicado en España. A ver, comprendo perfectamente que es casi imposible traer todo lo que se publica fuera de nuestro país, debido a la alta cantidad de obras que se crean todos los meses. Lo que me molesta es que ayudamos muy poco a los artistas de nuestro país, ya trabajen fuera o dentro de nuestras fronteras. Si encima le sumáis que un cómic como Mystery Girl tiene difícil cabida en nuestro mercado, pero la enésima mierda de Marvel o DC se publicará a precio de oro, ya podéis haceros una idea de mi enfado. Estaría bien que comenzaran a hacer un poco de criba sobre qué publican y favorecer un poquito a los nuestros. Quizás de esta forma podríamos disfrutar de un cómic como el de Tobin y Albuquerque...

¿Quién no querría ver un mamut real?



Mystery Girl es un cómic interesante, aunque peque de corto y precipitado al final. Una de esas miniseries que entretienen y aportan una idea nueva al noveno arte. Crucemos los dedos porque terminen publicándolo en España.



Comentarios

Entradas populares de este blog

SECRET CITY SAGA, de Jack Kirby

PISTOLWHIP, de Matt Kindt y Jason Hall